Garudasana-El Águila.

Garudasana, El Águila; los lleva a la tierra y al cielo, ayuda a enraizar y sentir el cielo en sus manos. Los hace fuertes y crecen sus raices y en esa fortaleza vuelan alto y libre.

  Observan, intentan, miran, caen y vuelven a empezar… su capacidad para sentir es tan sana que sin saberlo son yoga: ¡vivir, disfrutar, probar, estar, ser… amor!

  Buscan su equilibrio, su lugar; sin temor a caer, porque -«somos valientes» y -si me caigo??… -«me levanto». -¿cuántas veces? -todas, muchas, las que haga falta, siempre».

  Y entre sonrisas… ¡VOLAMOS!

  Garudasana-El Águila nos ayuda a fortalecer la espalda, las piernas, aprender el valor de sostenerse, descansar y trabajar en equipo.

  Los brazos se hacen fuertes para estar presentes y en lo profundo y nuestros sentidos están acá en conciencia.

  Volando lejos y muy adentro.

  ¡Haciendo vida!