Vrksasana o Ardha bhaghirathasana-El Árbol.

Sobran las palabras, son parte de la naturaleza, son con ella.

  Eso hace árboles que crecen por fuera y desarrollan por dentro… hasta siempre, en la alegría de disfrutar cada momento, en la capacidad de asombrarse de sus logros, en la virtud para vencer sus nuevos miedos, en el gusto por alcanzar la meta, en el deseo de seguir siendo ell@s mism@s.

  «Con los pies en la tierra y la mirada en el cielo» San Ignacio de Loyola (S.J.).

MILLARAY YOGA.