Parsvottanasana-Estiramiento lateral intenso/La Pirámide.

Esta asana, con apariencia de pirámide, ayuda a extender nuestro cuerpo hacia adelante, favoreciendo el estiramiento de nuestras piernas.

Las piernas quedan agarradas a la tierra, lo que ayuda y favorece nuestro enraizamiento a la vez que ajusta la postura de nuestro cuerpo para un mejor estiramiento lateral.  Al bajar sobre la pierna extendida adelante, es importante cuidar la espalda para que baje recta/cóncava respecto del suelo.

En la medida que el cuerpo va siendo más dócil a los movimientos, pueden las manos ir atrás en  «Namasté» y desde aquí bajar, o si no fuese posible, coger las manos por las muñecas y ejecutar la postura.

En la variante: Ardha Parsvottanasana, los brazos buscan la tierra, contribuyendo así también a la buena postura de nuestro tren superior y los ojos acompañan siempre la postura, mejorando así nuestra concentración como la visión (masaje y trabajo muscular del ojo, mejoran nuestra vista).

Parsvottanasana-Estiramiento lateral intenso/La Pirámide y su variante Ardha Parsvottanasana, son posturas que relajan la cabeza, el cuello y los hombros, contribuye al mejor movimiento respiratorio, fortalece brazos y piernas, ayuda a mejorar el estiramiento de cadera y alivia, corrige y previene problemas de espalda: escoliosis, entre otras. 

¡Fuertemente anclados y libremente libres!