Jathara Parivrtti-Torsión abdominal.

  Jathara Parivrtti-Torsión abdominal, nos permite girar la columna, movimiento ideal luego de una larga jornada laboral o situaciones de lo cotidiano que nos expongan a distrés psico-físico-socio-emocional.

  Las torsiones son siempre bienvenidas al final del día, para comenzarlo, o en nuestra sesión de yoga; a fin de equilibrar nuestra energía, favorecer nuestra respiración y por ser una asana que se realiza en el suelo, la gravedad juega a nuestro favor con esta posibilidad de estar «agarrad@s a la tierra» y flexibilizando desde la confianza y seguridad que esta nos aporta.

  Esta asana ayuda y mejora nuestra respiración, con el consiguiente beneficio de nuestros estados de stress, ansiedad, depresión e insomnio. Equilibra nuestro estado emocional; mejora la digestión y con esta el estado de liviandad corporal; alivia dolores de cabeza y estados de fatiga; mejora la circulación  favoreciendo estados de relajación y bienestar general.

  Es una asana de fácil realización, la apertura de brazos favorece la torsión, pudiendo flexionarse las rodillas, dejándolas caer libremente y si hace falta con ayuda de un ladrillo o bloque que faciliten el reposo de las piernas si no llegamos al suelo; flexión de rodillas juntas, en donde la columna se ve aún más favorecida en la torsión o con la variante de piernas extendidas en donde si podemos tocamos también los dedos de los pies para hacer una torsión aún más intensa en donde cada una de estas, nos llevarán a favorecer el movimiento del estómago, circulación, respiración y sus consecuentes beneficios.

¡Torsión.. fuerza, resistencia, flexibilidad… equilibrio!