Parivrtta Trikonasana-Triángulo girado.

  Parivrtta Trikonasana-Triángulo girado, es una asana que nos posibilita trabajar el equilibrio corporal desde el movimiento, cambio de plano y sentido. Trabaja esta asana la orientación, el equilibrio, la presión interna, la percepción de temperatura (frío-calor) y se activan los cinco sentidos también a fin de regular y mantener el cuerpo en postura y facilitar el movimiento y gusto por la asana

  Esta asana Parivrtta Trikonasana-Triángulo girado, parte desde la postura de pie Tadasana, abriendo las piernas y brazos al costado del cuerpo. Luego se gira el pie hacia el que vamos a dirigirnos en un ángulo de 90 grados y gira el tronco (partiendo nuestro cuerpo en dos) y con la intención de mirar hacia arriba desde el nuevo frente. La mano arriba al cielo y la mirada hacia el pulgar de ella. Los brazos extendidos en equilibrio buscando el cielo y la tierra y ambas piernas fuertes y agarradas a la tierra sosteniendo y favoreciendo una postura anatómica y funcional. La mano y brazo contrarios, que van al suelo, se acercan a la cara externa del pie. (pudiendo colocarse por dentro o sobre la pierna en caso de no alcanzar esta extensión).

  Desde lo visible, trabajan tanto las articulaciones como la musculatura general, activándose especialmente la apertura del pecho, cuello y garganta; lo que favorece la actividad respiratoria y la convierte en una asana oportuna para trabajar problemas de asma y afines.

  El trabajo postural, articular y muscular mejora, crece y se favorece en cada práctica. Internamente los sistemas digestivo, endocrino, urinario, excretor y linfático cobran gran mejoría y se alivian molestias en el sistema esquelético y respiratorio especialmente.

  Desde lo interno, esta asana posibilita apertura afectiva, cambio de mirada, flexibilidad ante las nuevas situaciones de la vida, agarre a la vida y crecimiento a lo nuevo.