El mantra biya o semilla para el quinto chakra, VISHUDA o chakra del PLEXO TIROIDEO, es el sonido de entre los 12 principales HAM, relacionado con el sentido del oido, la capacidad para expresarse y oir, el valor por la autoexpresión y respeto por la ajena, el Yo hablo y la mentira como limitante a la comunicación y expresión.

Podemos recitarlo a diario, en nuestro espacio de meditación, en momentos aislados o en circunstancias especiales. El chakra de la garganta es tu lugar de reposo de la comunicación de quién eres y como transmitirlo a tí mismo y al universo. Espacio físico y espiritual que rige tu capacidad de expresión. El desequilibrio te hará sentir frustrad@, con dificultad para manifestar lo que de verdad quieres, necesitas y esto mina tu integridad, honestidad y credibilidad.

  Recitar, cantar, vibrar vibrar en HAM abre el CHAKRA DE LA GARGANTA para que tu energía de comunicación pueda fluir con fuerza, mejorando tus capacidades de confianza, crecimiento y disfrute al expresar y escuchar a otr@s, mejorando el estado de tu garganta y problemas de glándulas tiroides y paratiroides.

  Igualmente el Mudra que acompaña a este quinto chakra es el mudra SHUNYA. Mudra que nos abre y pone en contacto con nuestro espacio interior de expresión, nuestra voz interior. Las manos transmiten y trasladan una energía que aunque no lo sepamos está ahí, para nuestro beneficio y para el del entorno.

  Mudra que se adecúa muy bien a meditaciones profundas, en calma y con ganas de escuchar nuestro interior y nuestra vida. Con éste mudra podrás sentir esa sabiduría que tod@s llevamos dentro y captar tus mensajes interiores para tu vida; abriéndose y equilibrándose esa parte interior que te permite conectar hacia adentro y afuera.

  Aportando mayor capacidad de escucha y comprensión. favoreciendo las relaciones interpersonales, mejorando el nivel de empatía y compasión y valorar el ser sobre el juicio. Descubrirte y reconocerte ayuda a ahondar y ver el pasado para así recomponer, modificar  y sanar el presente. Ideal para meditaciones de sanación, el pasado y la búsqueda interior.

  Este mudra se realiza con las dos manos. Puedes apoyar tus manos sobre las rodillas y efectuarlo en posición de loto.

  Doblando el dedo medio (éter) y tomándolo suavemente con el dedo pulgar, extendiendo los restantes dedos hacia adelante.

NOTA: Pincha aquí para saber más sobre los chakras.