Los Mantras son invocaciones al Ser Supremo y Yapa Yoga, es la repetición constante de un mantra mediante distintas técnicas.

  El sánscrito es la lengua más parecida al lenguaje telepático, debido a su afinidad con los 50 sonidos originales, por lo que se lo considera el camino más directo al estado trascendental.

  Los mantras no se hacen a la medida de cada persona, han existido siempre en estado latente de energía sónica y han sido descubiertos aunque no inventados. Por tanto una vez elegido por un/a gurú o maestr@ el mantra para el/la discípula, no debe cambiarlo; sería esta una pérdida de tiempo y energía.

  Es importante tener en valor la concentración sobre el mantra asignado o elegido, que no cambiaremos arbitrariamente, sino repetiremos con confianza y conciencia. Siendo igualmente de valor el estado que provoca para mejorar a nivel consciente y subconsciente en nuestros parámetros mentales por el valor sónico que posee en sí mismo.

  *Hay mantras:

  Biya o semilla: son aquellos mantras formados por una sílaba, que activan, mueven, equilibran, limpian nuestra energía en el sentido que representan, así, hay biyas que representan a cada uno de los chakras y nos aporta energía limpiadora y equilibrante en cada uno de ellos. 

  Los mantras semilla básicos son 12, siendo OM el mantra por excelencia, dado que es el sonido de la creación, en donde la energía se une y fluye. Mantra de la aceptación y aprobación del ser, la divinidad y en esto la unión y energía interna que crece y externa que se abre y libera a través de cada ser en uno.

  Mantra saguna: Utilizados por los principiantes para lograr la autorrealización a través de la invocación a la Divinidad; contribuyendo tanto a crear energía positiva y potenciar cualidades como eliminar y destruir cualidades negativas en este proceso de meditación e interiorización.

  Mantra nirguna: Son más abstractos y están dirigidos a yoguis más experimentados. Llevarán al camino de autorrealización tomando forma en la práctica constante.

  Mala: Rosa o guirnalda; se usa para mantener la atención y concentración en la práctica de la meditación. Consta de 108 cuentas que se utilizan como en otras prácticas espirituales para llevar con éxito y sin distracción la práctica.

  *Se puede realizar: en voz alta o vaikhari yapa; en voz baja o susurro o upamsu yapa;  de forma mental o manasika yapa; en forma de canto o Kirtan (modalidad que se practica en grupo aportando el valor del gozo compartido).

LAM: Chakra 1. Muladhara.

VAM: Chakra 2. Svadishtana.

RAM: Chakra 3. Manipura.

YAM: Chakra 4. Anahata.

HAM: Chakra 5. Vishuda.

AUM: Chakra 6. Ajna.

OM: Chakra 7. Sahasrara.

  «La eficacia del Yapa se acentúa de acuerdo con el grado de concentración. La mente debe estar fija en la Fuente, solamente así se obtienen los máximos beneficios del Mantra. Cada Mantra posee una fuerza tremenda. Es una masa de Teyas o energía radiante que transforma la substancia mental, produciendo un movimiento particular en el pensamiento. Las vibraciones inestables de los cinco cuerpos. El Mantra controla las tendencias naturales de la mente hacia los pensamientos objetivos y contribuye a fortalecer el poder espiritual» (SUAMI SIVANANDA. Practice of Yoga).