Te invito a compartir con tu mascota este desafío, yoga con ella será una experiencia nueva y distinta, como decía Buda: «Cuando el ser humano se apiade de todas las criaturas vivientes, sólo entonces será noble». 
Sabido es que los animales transmiten y se comunican con nosotr@s de un modo particular y único, también que cada ser se manifiesta de una manera especial y compartir esto, es enriquecedor y divino.
 
Podemos hacer asanas, meditar, relajar el cuerpo, aquietar la mente, reposar el alma; sol@s y también dulcemente acompañad@s, entre sonrisas, sonidos diversos, paradas en la observación
(que es otro modo de meditar la vida), comprender, reir, permanecer presentes y espectantes … 
¡Desde este convencimiento, sustentado en la experiencia, te espero para junt@s sentir, vivir, disfrutar, deleitarnos en todo lo que se nos ofrece con los seis sentidos, con el cuerpo, con el alma … con el yoga!